Inquilinos que encontrarás debajo de mi cama

Inquilinos que encontrarás debajo de mi cama

photo credit: " bench monday: what a mess by jessica wilson, on Flickr "
photo credit: ” bench monday: what a mess by jessica wilson, on Flickr “

a) Zapatos de la semana: La rutina es automática: llego a casa, voy al baño y entro a mi cuarto, me quito los zapatos y allí se quedan hasta el fin de semana, por lo menos.

b) Papelitos random: Hay papeles que creen que mi escritorio o biblioteca es escenario de prácticas de parapente. Aman salir volando a la primera caricia de la brisa. Días después, ofuscada por voltear el cuarto y no hallar el dichoso papel (muy importante justo en ese momento), gruño cuando finalmente lo veo en el punto medio debajo de mi cama.

c) Cargadores de aparatos: Esto es más por practicidad, pero todos mis cargadores tienen el mismo hogar, la esquina superior derecha de mi cama. A veces, se ruedan y tengo que hacer maromas para conseguirlos cuando más los necesito. Debería conectarlos todos a una regleta y punto.

d) Polvo: El problema de vivir donde vivo es la gran cantidad de polvo que se acumula por causas muy ajenas a mi voluntad. Una limpieza tipo Hoarders con un piso rechinante de limpio no dura tanto, aún si no hago desastre alguno. Esto es terrible porque mi hermana es alérgica, y a mí me da la picazón a veces.

e) Mis obsesiones: Aunque son incorpóreas, las siento y creo que viven allí, picándome con una vara cuando quieren joder. Son los amigotes del insomnio y joroban demasiado en los peores momentos.

Mirar atrás con los ojos de adelante

Mirar atrás con los ojos de adelante

6233208106_5d43257dfc_z
photo credit: ” Lluvia by Grace Ka, on Flickr “

La semana pasada, me tocó visitar por diversas razones, varios lugares de mi pasado. Uno o varios pasados que si bien no están tan lejanos en los tiempos de la historia de la humanidad, con todo lo que me ha sucedido desde entonces, toda la vaguada que ha corrido bajo el puente, que lo tumbó y reconstruyó varias veces, se siente como si hubiese sido hace mucho tiempo.

Y el visitar estos lugares, me lleva a recordar inmediatamente las experiencias y, especialmente, la gente que formó parte de ellas. Aquellos que fueron protagonistas en su momento y que hoy se encuentran a una red social de distancia. Me dieron muchas ganas de volver, pero no necesariamente porque todo tiempo pasado sea mejor (porque eso no es cierto). La yo que quiere regresar es la de hoy, con lo que sé, con lo que he cambiado, con mis múltiples cicatrices de guerra. Estoy segura de que hubiera aprovechado mejor algunas oportunidades, mejorado como persona e incorporado más recursos o artilugios que los tres que estiro hoy.

No suelo pedir segundas oportunidades a la Providencia; yo no se las doy a nadie. Ni siquiera repetía exámenes cuando estudiaba. Pero, por esto, quiero hacer una excepción, porque lo merezco, I’m game, estoy lista (ya lo dije la semana pasada).

¿Me escuchará la Providencia, o hará una de las suyas?

Espérame en el zaguán

Espérame en el zaguán

photo credit: " Waiting for a date (fisheye) by Kristina  Alexanderson, on Flickr"
photo credit: ” Waiting for a date (fisheye) by Kristina Alexanderson, on Flickr”

Hola. Pasa adelante. Gracias por respetar mi espacio y mi tiempo, aunque sé que te estaban picando los dedos (o algo más). ¿Había mucho tráfico? ¿El metro se retrasó? ¿La calle está caliente? Toma asiento, por favor. ¿Puedo ofrecerte algo de tomar? Tengo de todo, como me insinuaste que los caraqueños estamos consentidos con esta escasez… Aquí están mis libros favoritos y mis películas o documentales preferidos para que te entretengas un rato. Si no, esta es la clave del wifi. No es muy bueno, es culpa de terceros. Ya estás acostumbrado a eso.

Espérame aquí, sentadito, vestido como salido de Pinterest, y unas cayenas que arrancaste. De alguna forma, supiste que me encantan. No te puedo dejar pasar más allá. Mi casa no está impresentable nivel Hoarders, pero tampoco está 100% pulcra. Si cedes a la tentación y te metes antes de tiempo, te puedes llevar una sorpresa muy desagradable. Toma un poco de repelente; aquí hay muchos zancudos. Pilas con la Chikunguya; no quiero que te enfermes por mí.

Espérame porque no es que estoy lista (sí que lo estoy), pero quieres entrar a un laberinto muy complejo y peligroso. Más de uno ha salido corriendo, así sea inconscientemente. Yo me doy cuenta. Reconozco que soy más complicada que aplicar para Harvard con Cadivi. Son las políticas de mi gobierno personal.

Espérame porque valdrá la pena, aunque creo que más para mí (sorry!). Tengo músculos por desatrofiar, manuales de procedimientos por leer, actualizaciones por descargar y velas que prender de nuevo. Estoy aprendiendo desde cero. Eres mi triciclo.

Si no quieres esperar, no hay tema. Solo tócame el hombro, dime que te vas y cierra la puerta. Deja todo como está, aquí no ha pasado nada.

Espérame en el zaguán… hasta nuevo aviso. It is what it is…. si no meto a alguien más por la ventana.