Chucherías que me fascinan

Chucherías que me fascinan

photo credit:
photo credit: ” Candy Anyone? by mandy lackey, on Flickr “

Por más “fitness” que pueda parecer mi Instagram, yo no me engaño a mi misma: adoro las chucherías, aún cuando con el pasar de los años, he reducido su consumo para que no me afecten los niveles de azúcar ni los niveles de la cintura. Precisamente por esto (y esto va para los lectores que me han visto comer dulce), es que me tardo tanto comiéndome una chuche que me gusta, porque lo disfruto. He aquí, una lista de mis favoritas de favoritas: Read more

Anuncios
Contusión emocional en tres actos

Contusión emocional en tres actos

 photo credit: " Good clean love, on Flickr "

photo credit: ” Good clean love, on Flickr “

I.

Te resbalaste de mis dedos como un jabón en la ducha. Cuando me di cuenta y me incliné a recogerte, perdí el equilibrio y me golpeé la cabeza contra la cerámica mohosa y cínica de la realidad. No vi pajaritos como en las comiquitas, sino que cerré los ojos y vi muchos ojos de Horus. Abrí los ojos y me encontré en el piso, con tremendo chichón y sangrando por la herida. Me avergüenza pedir ayuda, estoy demasiado vulnerable after all, pero he de hacerlo para sobrevivir.

Read more

Indispensables Para… Cuando La Tecnología Se Rebela

Indispensables Para… Cuando La Tecnología Se Rebela

Photo credit: Instagram @mariavrp
Photo credit: “Instagram @mariavrp”

Pupilas Dilatadas

Cuando ocurre El error o no hace lo que debería hacer, me imagino la famosa imagen de Requiem for a Dream del ojo. Tras los lentes siempre rayados, siempre polvorientos, imagino el marrón desvaneciéndose ante el poder de la pupila negra. Read more

It’s no big deal!

It’s no big deal!

photo credit: "Nervous? by Freddie Peña, on Flickr"
photo credit: “Nervous? by Freddie Peña, on Flickr”

Tengo un tema con los nervios desde hace muchos años. No tiene que ver con la ansiedad (ese es cuento para otro día), es otra cosa, toma menos tiempo, pero abruma de inmediato. Intentaré explicarlo en este post, y si no me hago entender, me avisan.

Es un corrientazo imaginario, que me da en el estómago, pasa por el pecho y por los brazos. Cada vez que veo eso, eso que me da nervios, el tercer ojo (o el entrecejo, en cristiano) se enciende metafóricamente y me recuerda lo que tengo que hacer o lo que quiero hacer con eso. Esto solo pasa si la acción en cuestión es inminente, si está a un click, a un hola o unos tipeos de distancia. Entonces, entra el pajarito de Twistos en escena, a joder, como solo sabe el condenado ese. Era más gracioso en las comiquitas.

Read more