Centenario

Centenario

sin-titulo

What?! Llegué a los 100 posts??? ¡No puede ser!

No sé qué decir ni hacer para conmemorar este hito. Siento que debo hacer algo, porque yo parto del principio de que todo logro debe ser celebrado, pero el timing no es el mejor para botar la casa por la ventana. Estoy sumamente ocupada y en medio de un momento histórico un poco extraño, en el cual estoy esperando un desenlace… que, habiendo dejado todo en manos del universo, éste se reporte.

But I digress….

Creo que me tardé mucho para llegar a los 100. La consistencia no es mi fuerte, y estoy batallando para que eso cambie en 2017. Esto implica echarme encima un camión de disciplina sin precedentes que solo saco a relucir cuando estoy bajo tratamiento con antibióticos (porque no son juguete). Y, tal y como sucede en momentos de hecatombe humanitaria, la ayuda se distribuye primero donde más se necesita: en la vida real. Haré un post de esto… en algún momento de este año.

Lo bueno de haber durado tanto tiempo, y todavía tener ganas de seguir, es saber que hay gente que le interesan mis disparates y críticas. Que aunque no muevo masas aún, algo de ruido hago, así sea mínimo, y eso lo agradezco.

Como no hay harina ni azúcar para una tortica, solo les dejaré por acá los posts más populares de los últimos dos años y medio, y mi hipótesis sobre por qué pegaron. Brindemos con agua mal tratada por los próximos 100!

Acto de Contrición

Los rumores son ciertos: no he estado bien.

Razón de popularidad: Mucha gente tiene pecados pendientes por confesar.

Chica migraña, chica migraña

Entonces, comienzo a odiar los ruidos del entorno, odiar el Excel, odiar que no se consiga acetaminofén, odiar a Dios y a mi misma, etc.

Razón de popularidad: Por más mindfulness y retiros de meditación, las migrañas nunca dejarán de estar de moda.

Cosas que no se comparten

Cuenta la leyenda que hubo una época en mi oficina en la que vivió un duende robabolígrafos.

Razón de popularidad: El egoísmo que caracteriza nuestra sociedad.

¿Para qué salir de la cama cuando el mundo se quema?

Vale la pena salir de la cama, de la abulia, por una media sonrisa.

Razón de popularidad: Una balsa emocional mientras se hunde el planeta.

Chucherías que me fascinan

Adoro las chucherías, aún cuando con el pasar de los años, he reducido su consumo para que no me afecten los niveles de azúcar ni los niveles de la cintura.

Razón de popularidad: Todos somos glotones… y para saber qué regalarme en el amigo secreto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s