Recomendaciones de Pinterest que No Pinearé

Recomendaciones de Pinterest que No Pinearé

Pinterest

Yo comencé mi afición por Pinterest de frente. Recuerdo cuando dedicaba largos minutos de una tarde x o de una madrugada sin sueño a buscar cosas, likear y repinear cositas. Hoy en día, ha sido desplazado por otras aplicaciones y otros deberes, pero no he abandonado mis pines del todo. Todavía cuando tengo una necesidad Pinteresteable, como por ejemplo ideas para un vestido de noche o para decoraciones navideñas épicas, me meto a consultar.

Mientras escribo estas líneas, tengo 8173 pines “pineaos”, y en la parte de los likes (que no entiendo por qué coño la cambiaron a otro board más) tengo 678. Considero que es un número robusto para una usuaria no promedio como yo y, de vez en cuando, me dan ataque de Pinterestitis y recupero fotos de aquí y allá para nutrir mis colecciones. Debería purgarlas, por cierto, considerando que tengo la cuenta desde 2012, maybe?

Sin embargo, al igual que como sucede con todas las redes sociales, Pinterest también se pegó a la onda de recomendar cosas según mis intereses o lo que desayunó el algoritmo esa mañana. De un tiempo para acá, estas sugerencias han dejado mucho que desear, al punto que me atrevo a subrayar lo siguiente:

Para mí, el peor algoritmo de sugerencias es el de Pinterest.

Aunque YouTube también recomiende barrabasadas, al menos parece recomendar videos populares o de “calidad” de esos nichos nefastos. Puede que no comulgue (a veces, pun intended) con la publicidad que me ha salido en Instagram, pero tiene sentido si analizo mi propio perfil de usuaria de marketing. Los corazoncitos ajenos de Twitter merecen su propio post, pero espero a que se me pase la rabieta por ellos antes de escribir algo SEBIN-worthy.

Pero en lo que se refiere a Pinterest, sinceramente me pregunto qué tipo de perico piche con Fentanyl vencido está fumando ese algoritmo. Y, en este post, te explicaré por qué me pregunto estas cosas a través de los pines que me dan náuseas cada vez que los veo.

Justin Bieber

Cada vez que veo otro post belieber en mi TL, lo único que me impide lanzar por la ventana el aparato tecnológico es su alto costo.

Ni siquiera cuando fue cool tripearse a Bieber como adulto me gustó.

Yo quisiera saber qué ve el algoritmo en mí para recomendarme a este niño. Me reviento el coco pensando que haya pineado algo por ahí que se relacione de forma muy distante con él, pero estoy segura de que no lo he hecho. ¡Ni en mis boards secretos!

Esas recetas diy clickbait que dan grima

Todos nos sabemos la fórmula de esos pines de memoria “Fulana se puso tal vaina con otra vaina para tratar su vaina y no creerás lo que pasó!”, junto a una foto con resultados increíbles (en el mal sentido). Honestamente, si todas esas recetas “secretas” para remover el vello de las piernas fueran tan efectivas ¿no estarían ya siendo mercadeadas por marcas grandes?. Si un mengurje compuesto por media despensa realmente hiciera crecer el pelo a niveles de Tío Cosa, ¿no habría ya una empresa vendiendo los componentes en una sola botella para aprovechar mejor mi tiempo?

Afortunadamente, yo creo que muchos de los que repinean estas cosas  viven bajo el concepto de vida de “Pin now, read later”, tras el cual, jamás intentan esas recetas milagrosas.

Cosas con errores ortográficos

Yo soy grammar nazi y a mucha honra. Y lo soy con todos los idiomas que conozco.

Por eso es que me cuesta mucho conseguir franelas con frases que no digan estupideces o no tengan horrores ortográficos de padre y señor mío. Antes de la escasez, ya era raro para mí conseguir una prende de este tipo que me gustara. Estoy a punto de meterme a un curso de serigrafía.

Como comunicadora y escritora nata, me ofende demasiado que Pinterest me recomiende pines con errores ortográficos. Aunque la tecnología todavía no ha evaluado tanto como para borrar esas barbaridades de las imágenes no editables, es chimbo pensar que muchos prefieren compartir un pin, perdonándole los horrores porque lo que dice es “cute”.

Andrés Bello se muere otra vez.

Neymar

De todos los anteriores, este es el único que tiene medio sentido. Estoy casada con el FC Barcelona desde hace ya 12 años (!) y él formó parte de la plantilla con un traspaso super sketchy que hasta tuvo su propia #barandadelCNE. Ahora, bien, él se fue del equipo hace tiempito, recorriendo otros horizontes que no parecen ser tan buenos.

¿Será que Pinterest sabe de mi soltería y quiere hacer de Cupido? Porque si es así, está meando fuera del perol nivel: necesita ver un urólogo.

Aunque hizo un mejor papel en mi equipo querido de lo que esperaba, ya no me interesa su careto. No quiero más pines suyos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s